Circuito Ámsterdam es rehabilitado integralmente, destaca restauración de patrimonio histórico de 1920

  • Reconstrucción fiel de 14 bancas art déco
  • También mejoran calles aledañas al circuito
    Como parte de la rehabilitación integral del Circuito Ámsterdam en la colonia Hipódromo, la Delegación Cuauhtémoc llevó a cabo la restauración de 14 bancas que datan de 1920 en las cuales se respetó su estilo art déco y para las cuales se utilizó un presupuesto de más de 250 mil pesos.

    Circuito Ámsterdam es rehabilitado integralmente,
    “Quedó muy bien el circuito, es un paseo precioso. Hemos trabajado mucho en esta zona; calles aledañas como Chilpancingo, Cholula, Reynosa, Sonora, Huichapan, Celaya, Tamaulipas, Popocátepetl, Cacahuamilpa, con reencarpetado, sustitución de la red hidráulica y drenaje, por lo cual no hemos sufrido de inundaciones como en algunas delegaciones hermanas”, dijo Ricardo Monreal Ávila durante un recorrido de reconocimiento de la obra.
    Además de la reparación de bancas, el Circuito Ámsterdam contó con el mejoramiento de sus cruces, mismos que ahora cuentan con accesibilidad universal, se cambió la carpeta asfáltica, banquetas, guarniciones, se colocó señalética en ambos sentidos e incluso hay una guía en el piso para personas débiles visuales, y se renovó el alumbrado a lo largo de los dos kilómetros que lo comprenden.
    La coordinación del trabajo realizado en las bancas corrió a cargo de la Dirección General de Servicios Urbanos en Cuauhtémoc, de la mano con el proyectista Alfonso Hue, “fue una reconstrucción de forma fiel, se quitaron capas de pintura puestas por la gente con el paso de los años y se colocaron los azulejos dañados”, indicó Aliza Chelminsky, titular del área mencionada.
    Además, Chelminsky resaltó que este beneficio para los ciudadanos se logró gracias a la colaboración con particulares, específicamente con la Escuela Bancaria y Comercial, que forma parte de uno de los acuerdos que Ricardo Monreal Ávila ha impulsado durante su administración en busca del mejoramiento del tejido social y la sana convivencia entre los vecinos de la demarcación.
    La labor de restauración que demoró más de tres y medio meses, se realizó también con el apoyo de la arquitecta Dolores Martínez del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), instancia que cuenta en su catálogo a las 14 bancas reparadas, como patrimonio histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *